5 imprescindibles: Rutas de senderismo en la sierra de Guadarrama

 

La sierra de Guadarrama es una cadena montañosa que pertenece al sistema Central, situado en el centro de la península Ibérica. Su longitud, de este a oeste, es de unos 80 kilómetros y su anchura ronda los 20 kilómetros.

Desde el año 2013, gran parte de la sierra está protegida al amparo del Parque Nacional de Guadarrama. https://www.parquenacionalsierraguadarrama.es/es/

La sierra de Guadarrama es un privilegio que los vivimos en la ciudad de Madrid y alrededores, tenemos la suerte de poder disfrutar. Aun así, sorprende la cantidad de personas que no se han adentrado en sus senderos, valles y cumbres. En esta ocasión, vamos a proponer 5 rutas de senderismo imprescindibles para conocer la, mal llamada, sierra de Madrid.

 

RUTA 1: PEÑALARA

Comenzamos con la que es seguramente la más emblemática de las montañas de Guadarrama, Peñalara. Con sus 2428 metros de altitud sobre el nivel del mar, la cumbre de esta mítica montaña es compartida por Madrid y Segovia, y desde ambas provincias se puede acceder a ella por rutas muy hermosas. En esta ocasión os proponemos la ruta más popular entre los miles de montañeros que cada año suben hasta su vértice geodésico.

Desde el mismo puerto de Cotos, y después de pasar por la Venta Marcelino, lugar de gran tradición montañera en el que recomendamos tomar un buen desayuno que nos cargue de energía antes de comenzar la aventura de subir a la montaña más alta de la sierra de Guadarrama.

Dejando a nuestra izquierda el Centro de Interpretación, comenzamos el ascenso por una amplia pista que en pocos minutos nos lleva al mirador de la Gitana, lugar en el que recomendamos parar brevemente para contemplar las vistas sobre gran parte de la Cuerda Larga, en especial de las Cabezas de Hierro.

Volvemos a la pista que va girando sucesivamente y que, a medio camino, antes de alcanzar el cordal a la atura de Dos Hermanas, nos ofrece la posibilidad de desviarnos unos minutos para visitar en refugio Zabala, muy recomendable tanto por su historia como por las magníficas vistas sobre el circo y laguna de origen glaciar.

Volvemos sobre nuestros pasos para retomar, de nuevo, el camino que nos lleva hasta la cima de la Hermana Menor y una vez en ella giramos en dirección norte-noreste. Desde allí el desnivel es mucho más suave hasta que, en unos 2 kilómetros, alcanzamos la cima de Peñalara, cumbre sagrada de los arévacos y “techo” de Madrid y Segovia.

 

Distancia: 6 kilómetros (solo ida).

Desnivel: 600 metros.

Recomendaciones: Ir bien equipado, las condiciones pueden ser muy cambiantes. En invierno con nieve y hielo, es imprescindible llevar crampones.

RUTA 2: LA MALICIOSA

         Su imponente cara sur ya nos da la pista del porqué de su nombre. La Maliciosa es, sin duda, la montaña de la sierra de Guadarrama con un perfil más alpino e inaccesible, pero su dificultad se rebaja ostensiblemente si la atacamos desde el puerto de Navacerrada, esa será nuestra propuesta para una espectacular jornada de senderismo hasta los 2227 metros de su cumbre.

Desde el mismo puerto de Navacerrada, a 1858 metros de altura sobre el nivel del mar, sale una pista de hormigón que, cómodamente, nos lleva hasta la cima de la Bola del Mundo. Después de contemplar detenidamente las espectaculares vistas que tenemos desde esta atalaya mancillada con antenas y parabólicas, tomaremos un marcado camino que se orienta en dirección sur-sureste y que no dejaremos hasta la misma cima de La Maliciosa. Desde su vértice geodésico obtenemos una vista espectacular de la sierra.

 

Distancia: 5 kilómetros (solo ida).

Desnivel: 600 metros.

Recomendaciones: Ir bien equipado, las condiciones pueden ser muy cambiantes. En invierno con nieve y hielo, es imprescindible llevar crampones.

 

 

RUTA 3: EL YELMO

             El Yelmo, antiguamente conocido como Peña del Diezmo, es un impresionante domo granítico situado en La Pedriza del Manzanares. Su monumental cara sur, es frecuentada por   escaladores que, como salamandras, parecen pegados a su lisa pared. Para los senderistas que se acercan por primera vez a la base del Yelmo, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que sera una de las visiones que más profundamente quedara grabada en su recuerdo.

La base del Yelmo puede ser atacada por diferentes caminos, los más populares tienen su inicio en la zona del Tranco, muy cerca del casco urbano de Manzanares el Real.

La ruta que te proponemos es conocida como Senda de la Carboneras y comienza en el Tranco. Nos situamos junto al restaurante Julián, desde allí parte una pequeña rampa de hormigón que en unos 50 metros nos sitúa junto a una bifurcación que tomaremos a la izquierda. El camino está bien marcado con señales blancas y amarillas cada pocos metros, aun así es conveniente extremar la atención pues no es difícil despistarse.

El camino y las vistas son espectaculares. Entre jaras y piornos vamos ganando altitud y no será extraño toparnos alguna de las numerosas cabras montesas que habitan entre los riscos de La Pedriza.

El camino no es precisamente fácil, dado el importante desnivel a salvar en los apenas cuatro kilómetros hasta la base del Yelmo, pero con paciencia y con una buena provisión de agua, se hace sin problema.

 

Cuando llevamos aproximadamente una hora desde el inicio de la ruta, llegamos a la Gran Cañada, una agradable pradera en la que además de reponer fuerzas podemos aprovechar para escudriñar las incontables formas de los roquedos pedriceros.  Justo junto a un gran canto aislado, sale un camino a la izquierda que en unos 10 minutos pasara junto a un caño de agua en el que podemos abastecernos del preciado elemento. Siguiendo atentos el camino llegaremos a la pradera del Yelmo, lugar en el que place deleitarse un buen rato en la contemplación de esta enorme mole de 150 metros de altura.

Según cálculos realizados por expertos, en el interior de esta enorme roca podría tallarse, a tamaño real, el monasterio del Escorial.

 

Distancia: 4,5 kilómetros (solo ida).

Desnivel: 700 metros.

Recomendaciones: En los meses más calurosos es recomendable evitar las horas centrales del día.

 

 

RUTA 4: SIETE PICOS

Desde Madrid capital, el perfil de Siete Picos es fácilmente distinguible por sus siete promontorios rocosos que dan nombre a la montaña. El más alto es el séptimo pico (el más oriental), conocido como Somontano (2138 mts).

Las laderas de esta montaña están cubiertas por un espeso bosque de pino silvestre y en la cara sur hay pequeñas zonas donde hay roble.

Se trata de una de las rutas de senderismo más frecuentada por los madrileños por su belleza y su fácil acceso desde el puerto de Navacerrada.

Desde el mismo puerto nos dirigimos en dirección oeste pasando por las pistas de la estación de esquí, el sendero es claro y en poco menos de 2 kilómetros alcanzamos el alto del telégrafo. En seguida comienza el mayor desnivel de la ruta, el que nos llevara hasta el Somontano. Una vez coronada la máxima altura del macizo, proseguimos el camino que va rodeando los siguientes picos por la cara norte, salvo que queramos coronarlos en su totalidad, si lo hacemos debemos hacerlo con cuidado, ya que alguno de ellos requiere cierta pericia montañera.

Al llegar al segundo pico, ya que en esta ocasión no llegaremos hasta el primer pico por quedar algo alejado, emprenderemos la bajada hasta el Collado Ventoso, no hay un camino claro, pero no tiene perdida. Una vez en el Ventoso iniciamos la vuelta al puerto de Navacerrada por el Camino Schmid.

 

Distancia: 9 kilómetros.

Desnivel: 430 metros.

Recomendaciones: Una ruta ideal para meses calurosos, ya que, si empezamos la caminata a primera hora de la mañana, la vuelta la haremos por una zona con buena sombra.

RUTA 5: ABANTOS

      Aunque la altura del monte Abantos (1753 mts) es más bien modesta si la comparamos con los dos miles que abundan en la Sierra de Guadarrama, no por ello deja de ser una de las más significativas. Su cercanía a San Lorenzo del Escorial y sus impresionantes vistas sobre el monasterio que mandara construir en una de sus laderas el rey Felipe II, hace de esta montaña un objetivo muy valorado para los practicantes de la actividad senderista.

Toma su nombre del abanto, término que identifica al Alimoche, que en tiempos pasados debía de ser frecuente en estos lares. Sus laderas están cubiertas de pinares de repoblación.

El ascenso más corto y sencillo se realiza por su vertiente sur desde el puerto de Malagón. Desde el mismo puerto no queda más que seguir una amplia pista forestal, que salvando muy poco desnivel, nos llevara a la cima, presidida por una gran cruz y el vértice geodésico.

Desde allí disfrutaremos de una vista privilegiada sobre la localidad de San Lorenzo y su monasterio. Una ruta muy sencilla que podemos realizar en compañía de los más pequeños.

 

Distancia: 2,5  kilómetros.

Desnivel: 190 metros.

Recomendaciones: Desde la cima podemos caminar unos 100 mts en dirección norte hasta una tapia de piedra que rodea el valle de Cuelgamuros. Si nos encaramamos un poco sobre la tapia, obtenemos una magnifica vista sobre la gran cruz del Valle de los Caídos.

 

Con esta selección de rutas, podemos tener un conocimiento de la sierra de Guadarrama muy completo. Después de realizarlas, es seguro que quedaras enganchado a esta maravillosa sierra y a la fascinante, entretenida y divertida actividad del senderismo.    

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar